Historia del Colegio Rioclaro de Barquisimeto

El Colegio Rioclaro comenzó su labor un martes 16 de septiembre de 1975. Desde entonces, miles de jóvenes han recibido una formación académica e integral en nuestros espacios, apoyándose siempre en el talento educativo que tiene un propósito fundamental: educar hombres de bien.

El proyecto germinó a partir de un grupo de padres de familia de Barquisimeto que, a inicios de la década de los setenta, descubrieron la necesidad de buscar una institución educativa que respondiera a los principios que ellos procuraban brindar a sus hijos en sus hogares: una profunda formación en valores cristianos, el cultivo de las virtudes humanas y una educación personalizada. Muchas de estas ideas habían sido proferidas de los labios de San Josemaria Escrivá de Balaguer.

En esa época los liceos Los Arcos (Caracas) y Los Robles (Maracaibo) ya estaban impartiendo una labor educativa fundamentada en estos principios educativos. Se iniciaron las conversaciones con AYSE (Asesoramiento y Servicios Educativos), que dirigía estas instituciones. 

En abril de 1975 comenzó la búsqueda del espacio propicio para el proyecto. En mayo, Alfredo Pérez Febres, Abelardo Riera y José Serra, visitaron la Hacienda Las Trinitarias, en la antigua carretera hacia Caracas, y allí descubrieron el lugar que sería la sede definitiva.

Así, los largos sembradíos de caña se transformaron en un recinto dedicado a la formación de los jóvenes del futuro. Entre el verdor del campo y la sombra de los árboles, junto a la laguna, se erigieron las aulas que hoy inculcan el conocimiento, al tiempo que cultivan el espíritu.

La trayectoria no ha estado exenta de obstáculos, pero sortearlos ha sido cada vez más gratificantes. Lo son, porque sabemos que nuestra semilla está sembrada en las almas de nuestros estudiantes, que utilizarán lo que aquí aprenden en la construcción de su propio proyecto vital, en beneficio de su familia, de la sociedad, del prójimo. 

«La Misión del Colegio Rioclaro es formar a padres, profesores y alumnos mediante una educación integral, personalizada, enraizada en los valores cristianos y con proyectos educativos innovadores que apuntan a la Venezuela del futuro, que les preparen para aportar lo mejor de sus posibilidades al desarrollo de la sociedad siendo auténticos depositarios y transmisores de los valores espirituales cristianos»

 

Normas de Convivencia

  • Puntualidad.

  • Respeto a los Símbolos Patrios.

  • Uso correcto del Uniforme Escolar.

  • Respeto al Docente, a los compañeros y cualquier otro personal de la Institución.

  • Útiles completos y ordenados.

  • Mantener el ambiente limpio y ordenado.

  • Cumplir con las normas establecidas para resolver los exámenes.

  • Pedir permiso y derecho de palabra.

 

Deja un comentario

Cerrar menú
X